Niños, jóvenes y las TIC

El pasado 19 y 20 de septiembre de 2019, el Dr. Manel Jiménez, el Dr. Alan Salvadó y Marta Lopera de la Universidad Pompeu Fabra asistieron al Congreso «Children and Adolescentes in the era of SmartsScreens: Risks, Threats and Opportunities reloaded» que tuvo lugar en la Universidad de Salamanca. El congreso se enmarcaba dentro del ECREA-CYM (European Communication Research and Education Association – Children, Youth and Media).

En este contexto, los tres investigadores presentaron parte de la búsqueda de HEBE bajo el título: «Youth empowerment from the creation of web docs: An educational and social impact» (castellano: «Empoderamiento juvenil desde la creación de web docs: un impacto educativo y social «), en el que exploraba como las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) son percibidas como elementos clave en el proceso educativo de los adolescentes. La web doc, como ya se ha visto en previas publicaciones, cuenta con las experiencias y reflexiones de la etapa de maduración de seis jóvenes Damaris, Jaume, Daniela, Mohammed, Cristina y Sebas con diferentes antecedentes y perfiles culturales, educativos, familiares y sociales a partir de creaciones audiovisuales propias, en un formato de relato de vida.

La investigación manifestaba así como los adolescentes de esta web doc mediante el uso de las diferentes TIC permitían romper los estereotipos en torno a la interculturalidad mediante sus relatos en primera persona en los que se presenta una amplia gama de aspectos como la emancipación personal, la diversidad sexual, el culto religioso, los flujos migratorios, los grupos minoritarios o en riesgo de exclusión, etc. De esta manera el web doc expone dos finalidades. Por un lado, (1) diseñar una metodología participativa de investigación sobre el empoderamiento, y así poder contribuir a la reflexión sobre como este «espacio en línea» para la representación de la diversidad puede convertirse en un espacio para el empoderamiento y ponerlo a disposición del público por sus contribuciones en forma de ciencia y participación ciudadana y, por otra parte (2) crear una plataforma interactiva para compartir las experiencias de apoderamiento al tiempo que promueve la visibilización de determinados perfiles, colectivos, temas y momentos (incluso de carácter histórico) para que los jóvenes entiendan que la diversidad cultural es un elemento genuino e identificativo. Por tanto, el proyecto mostraba, como resultado final, como el uso de «pantallas», en este caso digitales e interactivas, pueden ser una oportunidad educativa.